Guía Azul - Mar de Frades

¿Eres mayor
de edad?

Disfruta de un consumo responsable

El refectorium Malagueta
El refectorium Malagueta

El Refectorium Malagueta

Ambiente: Elegante, clásico, familiar, cercano.

Para maridar con Mar de Frades ...: Curry Ramírez recomienda maridar un salmonete de roca de Estepona a la plancha con su guarnición con un Finca Valiñas Mar de Frades.

Ideal para ...: Pasar un buen rato en la barra entre amigos, cerrar un negocio en el comedor, disfrutar del clima de Málaga en su terraza.

El espíritu atlántico está en ...: La autenticidad de un negocio familiar que tiene al mar por bandera.

Plato estrella: La ensaladilla rusa, uno de sus buques insignia.

Pura gastronomía de tradición para los paladares más exquisitos entre la playa y el centro histórico

Precio medio

25 € - 50 €

Instagram

Ir

Web

https://www.elrefectorium.es/restaurante-en-malaga-el-refectorium-malagueta

Ir

Ubicación

C. Cervantes, 8, 29016 Málaga, España

Ver

Reservas

Reservas Online y por teléfono.

Reservar

Teléfono

952218990

Llamar

Un secreto a voces para los mejores gourmets

En El Refectorium Malagueta conocen a cada cliente por su nombre. Hay abrazos, risas y brindis constantes. “¡Una de coquinas de Málaga!”, grita alegremente el camarero tras la barra. El ambiente familiar es la consecuencia de las cinco décadas que ha dedicado ya la saga Ramírez a la restauración, siempre empeñados en ofrecer un servicio tan cercano como impecable para que hacerte sentir como en casa.

El refectorium Malagueta

El pionero fue Don Francisco, que fundó su primer restaurante allá por los años 70. Le siguieron sus hijos -Belén, Curry, Sergio- quienes ahora dirigen los tres establecimientos del grupo: El Refectorium del Campanario, El Refectorium Catedral y El Refectorium Malagueta. En este último, es Curry Ramírez quien ejerce de anfitriona preocupándose de que a ningún comensal le falte de nada.

Asentado en el corazón del barrio marinero del que toma su nombre y junto la plaza de toros, es este un icónico rincón que mira a la tradición y se olvida de técnicas y florituras. Logra así, destacar lo que importa; el producto y el sabor. Son pilares que se disfrutan en tres actos.

El refectorium Malagueta

Primero, en una barra de aires informales donde charlar con los camareros, resolver los problemas del mundo y disfrutar de tapas variadas o cualquier plato de la carta. “Puedes picotear con un buen jamón, boquerones fritos, unas croquetas o un flamenquín.

También podrás degustar una buena urta a la roteña o un espectacular solomillo”, recomienda Ramírez. En el comedor se despliega un cómodo salón de mesa y mantel que despierta el apetito. Es el refugio en el que debes adentrarte si buscas paladear cada bocado sin prisas, tomar un buen vino, disfrutar con serenidad y alargar la sobremesa.

El remate final está en el exterior, con una estupenda terraza que aúna ambos ambientes. La ensaladilla rusa no falta en ninguna mesa, signo evidente de que estás ante la oportunidad de probar una de las mejores de Málaga.

Entre el hielo de la vitrina hay pescado del día donde no suelen faltar rosados salmonetes de Estepona, pargos salvajes, ventresca de atún o conchas finas la bahía malagueña. La fritura de pescado -boqueroncito, salmonetitos, calamar- raya la perfección y las verduras también juegan un papel esencial en el menú.

Porra antequerana, gazpachuelo o chuletitas de cordero lechal son platos locales para enamorarse de las tierras malagueñas. El Refectorium Malagueta es uno de esos secretos que los residentes locales guardan con mimo y que los turistas más gourmet han empezado a descubrir. ¡Toma nota!

Contenido creado por: Ignacio Sánchez Corbacho

Únete a nuestra Newsletter